Guía Básica ERTE

Guía básica sobre las implicaciones del E.R.T.E. en Axpe Consulting 

Este documento pretende resumir de un modo sencillo y práctico  las alternativas posibles y las implicaciones que estas conllevan, cuando se incluye a un trabajador en el ERTE abierto en nuestra empresa.

Estas alternativas son:

1.-  Salida definitiva de Axpe (despido con finiquito)

2.- ERTE

2.1.- ERTE solicitando el subsidio de desempleo.

2.2.- ERTE sin solicitar el subsidio de desempleo.

2.3.- ERTE, buscando un trabajo temporal durante el mismo.  

3.- Reubicación temporal en un CAU masivo (negociado como alternativa al ERTE).

 Cada una de estas opciones tiene sus propias implicaciones, sus ventajas e inconvenientes, y cualquiera de ellas puede ser más o menos adecuada en cada caso concreto. 

Subsidio de desempleo

Algunas de las alternativas incluyen la solicitud de prestación por desempleo al SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal).

A continuación reseñamos algunos aspectos generales de esta prestación:

Sobre la solicitud de prestación:

La prestación por desempleo debe solicitarla el propio empleado, no es algo que se haga de oficio.

Esta solicitud debe realizarse en el plazo de 15 días hábiles siguientes a la suspensión del contrato (OJO: se consideran días hábiles de lunes a sábado, no de lunes a viernes -que el SEPE no abra los sábados no cuenta-; si se pasa el plazo, se puede solicitar igualmente la prestación, pero se penaliza en días).

Si se tienen días de vacaciones pendientes de disfrutar (como puede suceder con la salida definitiva, pero NO con la salida al ERTE), el inicio del plazo de solicitud de prestación por desempleo se retrasa tantos días como vacaciones se liquiden (la razón es que estos días se cotizan después de la fecha de finalización del contrato, y la Seguridad Social cuenta desde el día en que se deja de cotizar)

Sobre el “derecho de opción”:

Al cotizar a la Seguridad social el trabajador genera una “bolsa de desempleo” o derecho a subsidio de desempleo (a razón de cuatro meses de subsidio por año trabajado), que alcanza el máximo tras cotizar seis años (con lo que habrá generado dos años de derecho a subsidio).

Si el trabajador es despedido (o va a un ERTE), puede solicitar el cobro de esta prestación, que se irá restando de la bolsa de desempleo hasta que vuelva a cotizar o la bolsa se agote.

En el momento en que el trabajador vuelve a cotizar después de haber cobrado prestación, el nuevo derecho a paro que se genera no lo hace volviendo a engrosar la bolsa de la que ya ha cobrado sino que inicia desde cero una nueva bolsa de desempleo.

Si el trabajador queda en el paro en un plazo inferior a un año, el nuevo derecho generado se suma al anterior, pero si es despedido habiendo cotizado más de un año, las dos bolsas quedan separadas.

Así, puede suceder que un trabajador disponga de dos bolsas de desempleo: una que generó en un trabajo anterior y que ha consumido parcialmente, y otra que ha generado desde cero durante sus últimas cotizaciones superiores a un año.

Cuando un trabajador tiene dos bolsas de desempleo y solicita prestación, tiene el llamado “derecho de opción”, que consiste en que se le permite elegir de cuál de las dos bolsas quiere cobrar el subsidio (lo que implica desechar la otra en ese mismo momento).

    • En resumen: el derecho de opción se ejerce cuando hay dos bolsas de desempleo (optando por una y desechando la otra), y sólo se mantiene una bolsa anterior distinta de la actual cuando ya se ha disfrutado parcialmente de ella (si se interrumpe la cotización pero no se percibe paro, la bolsa vigente no se cierra y, al volver a cotizar, se retoma desde donde se dejó).

Sobre el importe de la prestación:

El importe de la prestación se calcula sobre los últimos seis meses (180 días) que fueron cotizados para generar el derecho a subsidio, (cuando se opta por una bolsa de desempleo anterior, consumida parcialmente, debería estar ya calculado según lo que se cotizó al generar esa bolsa).

Durante los primeros 6 meses (180 días) de prestación, el importe de la prestación que se cobra se calcula como el 70% de lo que se viniera cobrando durante esos 180 últimos días cotizados, y, a partir de esos seis meses, sólo se cobra el 50% de dicho importe.

En cualquier caso, existen unos límites generales máximo y mínimo establecidos para el importe de la prestación (que se calculan contando cosas como el número de hijos a tu cargo, etc – consultar la web del SEPE para los importes concretos-). Así, si el importe de la prestación calculada en el punto anterior rebasa alguno de estos límites, el importe que se abone se ajustará al límite rebasado.

El SEPE es un segundo pagador durante el mismo año fiscal. Esto puede obligarnos a tener que presentar la Declaración del IRPF, siempre que el nivel de ingresos del ejercicio sobrepase los 11.200 euros y del segundo pagador y sucesivos se hayan percibido al 1.500 euros (según la legislación vigente).

En caso de haber cobrado la prestación durante un ERTE, existe la posibilidad de que el SEPE reponga hasta seis meses del paro consumido, aunque sólo cuando se cumplan una serie de requisitos (se detalla el caso en el punto 2.1).

Si se decide no cobrar la prestación, la vuelta al trabajo y a la cotización retoma la bolsa de desempleo vigente donde se quedó (es el cobro de la prestación lo que obliga a optar por una bolsa de las disponibles, desechar la otra y, al volver a cotizar, empezar una bolsa nueva).

1. Salida definitiva de Axpe

¿Qué es?

Se trata de la finalización definitiva de la relación contractual entre la empresa y el empleado, con el pago de un finiquito y derecho al cobro de la prestación por desempleo.

Consecuencias de una salida definitiva:

Desde la empresa, por ahora, no se están ofreciendo compensaciones económicas superiores a los 20 días por año trabajado (OJO: eso no significa que cada cual no pueda intentar negociar su salida en otros términos).

Estos 20 días de indemnización (o los que se negocien) se calculan tomando como base el sueldo actual, ya recortado por la aplicación del Art.41 (de reducción salarial), que aplica desde el 1 de enero de 2014 y que es el vigente en el momento del acuerdo (siempre se puede intentar compensar intentando negociar más días de finiquito: un recorte del 5% es 1/20 del base y se compensaría pidiendo un día adicional sobre los 20 iniciales).

Este despido da derecho a cobrar prestación por desempleo (en las condiciones indicadas en el epígrafe correspondiente al principio del documento).

Evidentemente, la empresa no se compromete a la readmisión del trabajador.

Puesto que finaliza la relación contractual, el exempleado deja de estar vinculado a la empresa y puede buscar otro empleo libremente.

Es IMPORTANTE que cada cual se asegure de no olvidar conceptos a los que tenga derecho y que puedan o deban incluirse en su finiquito (gastos y guardias pendientes, días de vacaciones no disfrutados, prorratas de pagas extras, trienios, etc).

2. Incorporarse al ERTE

¿Qué es?

El ERTE acordado para Axpe es, para cada trabajador al que se aplique la medida, una suspensión de empleo, sueldo y cotización durante un plazo no mayor de 6 o 9 meses (son 6 meses, prorrogables a 9 si se cumplen los requisitos que permiten ampliar el plazo), suspensión tras la que la empresa está obligada a reincorporar al empleado a la plantilla (aunque sea para despedirle a renglón seguido).

Ser incluido en el ERTE tiene las siguientes limitaciones:
  • Queda excluido de entrar en el ERTE cualquier trabajador que no tenga el periodo de carencia suficiente para causar derecho a percibir la prestación por desempleo derivada de la suspensión del contrato.
  • Cada empleado sólo puede pasar una sola vez por este ERTE (si le sacan, bien porque se incorpore a un proyecto, pase a un CAU, o complete los 6/9 meses de suspensión, ya no puede volver de nuevo al ERTE; evidentemente, sí puede entrar en otros ERTEs que puedan iniciarse tras este periodo de ajuste).
  • La empresa sólo puede mantener a 44 empleados en Madrid y 3 en Bilbao simultáneamente en el ERTE, de modo que si el ERTE “está completo”, no pueden enviarse más personas al mismo en tanto no salgan otros de él.
  • El ERTE es incompatible con la reducción salarial (no se puede aplicar el art. 41 y el 47 a la misma persona), de modo que, si se envía al ERTE a un empleado al que se haya aplicado ya el artículo 41 (de recorte salarial):
  • Axpe debe pagar al empleado, antes de enviarle al ERTE, un “finiquito” en el que se le restituya lo que se le hubiera pagado de menos por el recorte hasta la fecha.
  • Del mismo modo, al salir de nuevo del ERTE, deberá reincorporarle a la plantilla con el sueldo que tuviera antes del recorte.
Por lo demás, el paso por el ERTE es compatible con la prestación por desempleo (ver puntos 2.1 y 2.2) y con la búsqueda de un trabajo con el que tener ingresos mientras permanezca en el ERTE (ver punto 2.3).

Consecuencias de la suspensión por ERTE:

  • Durante el periodo en el ERTE se sigue siendo empleado de la empresa.
    • Eso significa:
      • Que se sigue estando cubierto por el seguro médico que Axpe tiene contratado con Adeslas.
      • Que el empleado sigue teniendo habilitado el buzón de correo corporativo y el acceso al mismo.
      • Que Axpe sigue cotizando en la Seguridad Social el tramo que corresponde a la empresa (pero no el del empleado; eso supone que paga aproximadamente la mitad de la cotización ordinaria; hablamos de las cotizaciones que se realizan fuera del salario bruto que se paga a los empleados).
      • La suspensión del contrato es, desde el punto de vista del empleado, total (correo y cursillos aparte):
      • La empresa deja de cotizar el tramo que corresponde al empleado, de modo que durante la suspensión no se genera nuevo derecho a prestación por desempleo.
      • Tampoco se genera antigüedad de contrato, días de vacaciones ni pagas extras (ya que no hay nóminas de las que reservar la prorrata de paga extra)
      • Evidentemente, mientras se está suspendido no se imputa en SIPAC.
      • Se acordó que la empresa organizaría cursillos de formación para mejorar la empleabilidad de quienes estén en el ERTE. En cuanto a los cursillos que se conocen por ahora (en un futuro podría haber cambios):
        • Son presenciales.
        • Duran entre 15 y 40 horas cada uno.
        • Se imparten en sesiones de 3 a 5 horas diarias, en principio por las mañanas.
        • La matrícula no es automática ni obligatoria.
        • Hay cursos que se imparten varias veces, en varias convocatorias.
      • El destino ERTE de un empleado puede finalizar antes del plazo máximo establecido si surge un proyecto importante en el que ubicarle (se acordó que la empresa no contrataría a ningún nuevo trabajador si existía en el ERTE alguien con su mismo perfil)
      • En el momento de la entrada al ERTE, Axpe debe liquidar mediante un finiquito al empleado, en el que se incluye lo mismo que se mencionaba en el caso de salida de la empresa (punto 1).
Durante el ERTE no se cobra de la empresa, pero se puede solicitar (o no) al SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) el cobro de la prestación por desempleo, así como buscar un trabajo para esa temporada. Analizamos a continuación estas posibilidades.

2.1. ERTE con prestación

Primero, veamos cómo es la prestación en tanto tal:

La prestación debe solicitarse por el empleado según se indica al principio del documento (en un plazo de 15 días hábiles que se inicia con la entrada en el ERTE).

Como ya se dijo, si se tienen dos bolsas de desempleo hay que optar por una de ellas, desechando la otra.

Cuando se termine el periodo del ERTE, al volver a cotizar, se empezará a generar un nuevo derecho a paro en una bolsa distinta, desde cero.

Y en el caso particular del ERTE de Axpe:

    • El paro consumido proviene íntegramente de lo que el empleado haya generado con sus cotizaciones, y la empresa no está complementando de ningún modo esta prestación.
    • El SEPE no está dejando de pagar nada de la prestación, pero está realizando los ingresos con varios meses de retraso (no hay ninguna norma que lo establezca así, simplemente está habiendo retrasos de entre dos y cinco meses en los ingresos).
    • En este caso el periodo de prestación se contabiliza por días. Por cada día de suspensión que se perciba prestación se consume un día de derecho a paro, de la bolsa que tenga el trabajador.
    • Dado que el ERTE de Axpe se firmó en 2013, el SEPE puede restituir hasta 6 meses (180 días) de la prestación consumida, pero sólo si se cumplen los siguientes requisitos:
      • Que, tras salir del ERTE, seas despedido antes del 31/12/14 (OJO: no es que el despido se produzca antes de un año desde el ERTE” sino “antes de 31 de diciembre de 2014″). Esa fecha la establece la ley que prorrogó esta medida en enero de 2013 (podría modificarse si se promulga una nueva prórroga, pero si no se ha hecho aún, ya no es probable que se haga).
        • Que se trate de un despido objetivo individualERE de extinción o concurso de acreedores (quiebra de la empresa). (OJO: no aplica en caso de finalización de contrato temporal)
        • Que el despido se produzca por las mismas causas que motivaron el ERTE (cabe la posibilidad de que Axpe no pueda alegar las mismas causas mientras dure el periodo de ajuste, después del finalizar 2014).
        • Que en caso de tener derecho de opción entre el paro generado antes del ERTE y el generado después (o sea, que exista una bolsa de derecho a desempleo anterior parcialmente consumido, además de la actual), se haya optado por el anterior.

      OJO: Esta restitución de 180 días también debe ser solicitada por el empleado y no se realiza de oficio.

2.2. ERTE sin prestación

Puede suceder que alguien disponga de suficientes recursos ahorrados y que, por alguna razón, prefiera entrar en el ERTE sin solicitar la prestación al SEPE. En tal caso, los efectos serán los siguientes:

  • No se consume nada del derecho a paro que se tuviera, ni se desecha ningún derecho que se tuviera adquirido anteriormente (por el “derecho de opción”).
  • Al reincorporarse a la empresa, las cotizaciones vuelven a generar derecho a paro a partir de donde se interrumpió al iniciarse el ERTE (no se empieza desde cero).
  • Evidentemente, lo de la reposición de 180 días por el SEPE no aplica: si no has consumido derecho a paro durante el ERTE, no hay nada que reponer.
En general, es muy poco probable que sea preferible la opción de ERTE sin prestación, pero nos situamos en el peor caso, que es terminar el ERTE y ser despedido inmediatamente después de reincorporarse:
  • Aun cuando exista una gran bolsa de desempleo anterior parcialmente consumida, no vas a cobrar más por consumir recursos propios engordando la bolsa actual: si la bolsa actual es ya mejor que la anterior, entonces es como si la anterior ya no existiera (al optar entre ambas siempre la desecharás, de modo que es mejor no sufrir por ella), y si la anterior es mejor que la actual, cuanto antes rechaces la actual, mejor (y lo tendrás que hacer en cuanto solicites el paro, si no es durante el ERTE, después).
  • Cuanto antes se gaste la mejor bolsa de desempleo de que se disponga, antes será superada por la bolsa nueva que se genere en un futuro, lo que significa que ese trabajo futuro te será más productivo. Tanto al hacer uso de la prestación durante el ERTE como al hacer uso de ella en un despido posterior a la reincorporación, vas a tener que desechar una bolsa de desempleo, caso de tener dos. En ese sentido, es mejor ponerla a cero cuanto antes, ya que así podrá superar antes a la bolsa en curso (evidentemente, si sales del ERTE para ser despedido al poco, la segunda vez tirarás de lo que quede sin consumir durante el ERTE, ya que no habrá pasado suficiente tiempo como para que la nueva bolsa sea efectiva; así se consumirá más bolsa y hará que las nuevas cotizaciones que vengan después rebasen antes las pendientes anteriores).
  • Durante el cobro de la prestación, el SEPE cotiza (fuera del bruto) la parte del empleado (la parte que Axpe deja de cotizar para los empleados en ERTE), lo que computa de cara a la jubilación.
  • Si se inician dos periodos de prestación distintos (uno durante el ERTE y otro por un despido tras finalizar éste), habrá dos periodos “iniciales” de seis meses cobrando el 70%, uno el primer semestre del ERTE y el otro el primer semestre tras el despido (en cambio, si se opta por no cobrar la prestación durante el ERTE, al cobrar el paro de una vez sólo habrá un periodo al 70%, no dos).

2.3. ERTE, buscando un trabajo temporal durante el mismo

También puede suceder que alguien busque un trabajo durante el tiempo que dure el ERTE. En este caso, en tanto cotice, no podrá solicitar la prestación por desempleo.

En principio, la suspensión del ERTE no tiene por qué ser incompatible con el desempeño de otro trabajo, de modo que el trabajador que se envíe al ERTE debería poder firmar un contrato laboral con otra empresa (vendría a ser un pluriempleo en el que Axpe ocupa el 0% de la jornada), aunque ello tendría al menos las siguientes limitaciones:

  • Está obligado a respetar los acuerdos de confidencialidad y/o incompatibilidad que tenga firmados (eso siempre).
  • A la finalización del periodo de ERTE (o si Axpe lo requiere antes de esa fecha), el empleado debe reincorporarse al trabajo en Axpe, aunque ello implique abandonar el nuevo trabajo.
  • Si el trabajador prefiere seguir en la nueva empresa, y no es posible compatibilizar eso con la reincorporación a Axpe, debe solicitar la baja en Axpe antes del final del periodo de suspensión, con el debido preaviso (de 15 días), o en su defecto solicitar un periodo de excedencia.

Caso de optar por buscar un trabajo, hay que tener en cuenta lo siguiente:

    • El comportamiento de la bolsa de desempleo durante el ERTE y tras la reincorporación será como se describió en el punto 2.2 (dado que, al trabajar, no se cobra paro sino que se cotiza).

Pero CUIDADO: Si esa persona es despedida después de su reincorporación tras el ERTE y, entonces, solicita prestación por desempleo, debe tener en cuenta que el importe de esa prestación se va a calcular sobre los últimos 180 días cotizados, que incluirán los trabajados en otra empresa durante el ERTE de Axpe. Así, si ese empleo temporal está mal pagado, el cálculo resultará en una prestación muy inferior a la que resultaría de haber utilizado como base el sueldo que cobraba antes de entrar en el ERTE.

3. Reubicación temporal en CAU masivo

¿Qué es?

El empleado puede elegir conmutar el destino a ERTE por un destino a un proyecto CAU masivo.

Como el destino CAU existe como sustitución de un destino ERTE, se confirmó en la reunión de la Comisión de Seguimiento de 20-feb-2014 que el destino CAU tiene las siguientes limitaciones:
  • No puede durar más de lo que duraría el destino ERTE al que sustituye (es decir, 6 o 9 meses).
  • A su finalización, el empleado recuperaría la categoría laboral que tuviera anterior al recorte (como sucedería al finalizar el ERTE al que sustituye).
Aunque no hay ninguna garantía de ello (no hay acuerdo firmado en este sentido), no debería haber ningún problema para que la empresa acepte que una persona que ha pasado un tiempo en el ERTE solicite incorporarse a un CAU hasta completar el periodo de suspensión que le correspondía (por ejemplo, que pase 4 meses en ERTE y luego 5 en CAU). En cambio, no parece probable que se admita que nadie haga el movimiento contrario, del CAU al ERTE.

Consecuencias del destino CAU:

Durante su estancia en el CAU, el empleado asume temporalmente las condiciones laborales propias del CAU en que se integra, es decir:

    • – De ubicación (donde esté el CAU)
    • – De horario (del CAU)
    • – Monetarias (en un CAU se suelen pagar sueldos más bajos que los que se vinieran disfrutando).

Naturalmente, el destino CAU es un empleo, no una suspensión, de modo que no se cobra paro y sí se cotiza a la Seguridad Social, PERO…

  • Nos encontramos en el mismo caso que se describía en el punto 2.3:
    • El CAU tiene un nivel salarial normalmente inferior al que se tenía antes del ERTE, y durante la estancia en el CAU se cobra y cotiza conforme ese bajo nivel salarial.
    • El subsidio por desempleo se calcula sobre los últimos 180 días cotizados (que incluyen los que se cotizaron mientras se estaba en el CAU)
    • Por consiguiente, la prestación en caso de ser despedido a continuación resultará inferior a la que se tendría manteniéndose suspendido en el ERTE.

Deja un comentario. No será publicado hasta sea aprobado por un moderador

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s